¡Bienvenidos al blog de JPM Ediciones!

¡Bienvenidos al blog de JPM Ediciones!



Aquí podréis encontrar información de las novedades editoriales de JPM Ediciones, así como de todos nuestros servicios. También iremos publicando información relacionada con los estudios de lengua inglesa y, en general, en humanidades.

jueves, 17 de febrero de 2011

Claves para comprar un e-reader

Si deseamos introducirnos en el mundo de la lectura de libros electrónicos nuestro primer paso consistirá en elegir qué dispositivo de lectura, e-reader o lector electrónico deseamos comprar. Esto es algo relativamente sencillo si tenemos claro cuánto nos queremos gastar y qué uso le vamos a dar. No obstante, debemos plantearnos algunas cuestiones antes de decidirnos por un modelo u otro.

En primer lugar, ¿por qué comprar un e-reader en lugar de leer los libros electrónicos en el ordenador, una PDA o cualquier otro dispositivo electrónico? Sencillamente, porque los e-readers utilizan una tecnología denominada tinta electrónica que sólo gasta batería cuando se refresca la pantalla —por lo que puede durar semanas o meses, en función del uso—, no tiene retro-iluminación —no refleja la pantalla— y, más importante, no cansa a la vista —por lo que podemos compararlo con leer un libro en papel. Además, algunos e-reader ofrecen la posibilidad de tomar notas, añadir marcadores y aumentar o disminuir el tamaño de la letra.

En segundo lugar, debemos plantearnos ¿para qué lo queremos? Los e-readers son ideales para un editor, viajeros que no quieren cargarse de libros, investigadores académicos, estudiantes, personas bilingües que quieren tener lo último de las grandes librerías anglosajonas. También resultan muy apropiados para los que utilizan a diario el transporte público, los amantes de bibliografías que ya sólo se pueden encontrar en la red y no están editadas en papel, ejecutivos, lectores voraces, etc. Si no nos gusta leer no nos será útil.

En tercer lugar, también tenemos que preguntarnos ¿qué aspectos técnicos son los más relevantes para el uso que le queremos dar? Por ejemplo, el tamaño de la pantalla es importante —ya que podremos leer mejor—, pero también lo es el peso —sobre todo, si viajamos mucho— o si nos permite añadir notas, la duración de la batería, si posee conexión WiFi para poder descargarnos un libro desde cualquier lugar del mundo, etc.

Nosotros os recomendamos que penséis mucho cuáles son vuestras necesidades como lectores y comparéis los distintos dispositivos de lectura que existen en el mercado para adquirir el e-reader más adecuado para vosotros.

JPM Ediciones

martes, 8 de febrero de 2011

ESSENTIAL GRAMMAR IN USE

El Essential Grammar in Use es un libro de gramática para estudiantes de nivel elemental de inglés. Consta de 115 unidades y cada unidad repasa un aspecto distinto de la gramática inglesa. El objetivo del libro no consiste en estudiar todas las unidades desde el principio hasta el final, sino que se recomienda elegir la unidad que se quiera repasar.

Cada unidad se divide en dos páginas: la teoría en la página izquierda (par) y los ejercicios en la derecha (impar). Una vez realizados los ejercicios, podemos comprobar nuestras respuestas con las soluciones del final del libro. Al final del libro encontraremos siete apéndices que nos ofrecen información sobre las formas de activa y pasiva, los verbos irregulares, las contracciones, la ortografía y los phrasal verbs. También hay una lista de ejercicios adicionales.

El libro está pensado para que los estudiantes trabajen solos en casa o como material suplementario del curso. Si se utiliza en el segundo caso, se recomienda como ejercicios y teoría de consolidación y de repaso de los temas estudiados en clase.

viernes, 4 de febrero de 2011

Preguntas frecuentes sobre el ISBN

En JPM Ediciones nos preocupamos por el mundo de la edición, y de la cultura en general, así que nos ha parecido muy oportuno desvelar algunas dudas en relación con el ISBN. Podéis consultar toda la información al respecto en la página de la Agencia del ISBN.

El ISBN NO es obligatorioEl Real Decreto 2063/2008 del Ministerio de Cultura sobre el ISBN, publicado en el BOE número 10, del 12 de enero de 2009, en su "Disposición derogatoria única a)", deroga la obligatoriedad de consignar el ISBN en las publicaciones, fijada por Decreto 2984/1972. Por tanto, no hay ninguna obligación de obtener un ISBN para obtener el Depósito Legal ni mucho menos para publicar un libro.
¿Supone el ISBN un marchamo de calidad?No. La Agencia del ISBN no tiene como misión valorar la calidad de las publicaciones para las que se solicita un ISBN. La Agencia no tiene acceso a las publicaciones, sino a los datos que sobre ellas les envían los editores. El único control de la Agencia se efectúa sobre la pertinencia, o no, de la publicación para obtener un ISBN y sobre la corrección formal de los datos que los editores deben proporcionar.
¿Protege mis derechos literarios y de autoría la obtención de un ISBN?No, en absoluto: los derechos de propiedad intelectual no quedan protegidos por la obtención de un ISBN sino por la propia publicación de la obra o por su inscripción en el Registro de la Propiedad Intelectual.
¿Qué es el ISBN?El ISBN -International Standard Book Number- (Norma ISO 2108) es un número creado para dotar a cada libro de un código que lo identifique. Este número permite coordinar y normalizar la identificación de cualquier libro, independientemente de su soporte, utilizar herramientas informáticas para localizarlo y facilitar su circulación en el mercado editorial.
Naturalmente, todo libro tiene un autor, un título, un editor, etc. que en sí mismos lo identifican. Sin embargo, la creciente producción de títulos a nivel mundial, obligó a utilizar un sistema automatizado para el control editorial.
La norma original ha sido modificada a medida que los libros y otros artículos similares han empezado a publicarse en nuevos medios y soportes. El ISBN se usa actualmente en 166 países.
Se trata de conseguir que cada obra monográfica publicada tenga un número de identificación único y simple: una especie de "DNI" para cada libro.
¿Quién tiene que pedir el ISBN?La responsabilidad de solicitar el ISBN es del editor. Se considera editor a la persona individual o jurídica que manda imprimir obras propias o ajenas y cuyo nombre figura en las mismas como responsable de su difusión. Es decir, puede ser solicitado por los editores, empresas, asociaciones, instituciones educativas, fundaciones, organismos administrativos, etc., para cada una de sus publicaciones, o bien por los autores responsables de la edición de sus propias obras.
La Agencia asignará a cada editorial su correspondiente prefijo a solicitud de éstas y facilitará a los editores un listado con un bloque de números ISBN disponibles para su uso, siendo los propios editores los responsables de asignar esos ISBN a sus publicaciones y de informar puntualmente a la Agencia de los nuevos libros editados enviando los formularios con los datos bibliográficos de esas obras.
Los editores también tienen la obligación de comunicar a la Agencia las variaciones que se produzcan en los ISBN ya asignados (libros agotados, cambios de precios, etc.).
Las personas o instituciones que tengan una actividad editorial ocasional (autores/editores) no reciben prefijo propio. Es la Agencia la que les asignará un único ISBN cuando le envíen el formulario de solicitud del ISBN para la obra que vayan a publicar.
¿Qué publicaciones deben llevar ISBN?El ISBN es un número pensado para favorecer el comercio de las publicaciones. Si éstas no van a ser puestas a la venta, no necesitan ISBN. El Real Decreto 2063/2008, de 12 de diciembre, por el que se desarrolla la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la Lectura, del Libro y las Bibliotecas en lo relativo al ISBN establece en su Anexo I las publicaciones que llevan código ISBN:
• Obras monográficas impresas.
• Publicaciones en Braille, o sus equivalentes en nuevas tecnologías.
• Publicaciones que la editorial no tenga previsto actualizar regularmente ni continuar indefinidamente.
• Separatas de artículos o números monográficos de una publicación seriada concreta.
• Películas, vídeos, transparencias de contenido educativo o didáctico siempre que sean recursos didácticos de materias que se impartan en la enseñanza reglada. Se indicará la materia y el curso al que va dirigida la publicación.
• Audiolibros ya estén en soporte físico (casete, CD, DVD, etc.) o disponibles en Internet
• Publicaciones monográficas electrónicas, ya estén en soporte físico (como cintas legibles por máquina, disquetes o CD-ROM) o disponibles en Internet.
• Copias digitales de publicaciones monográficas impresas.
• Publicaciones multimedia cuyo componente principal sea el texto.
• Publicaciones en microformas
• Programas informáticos educativos o didácticos diseñados con propósitos educativos o de capacitación como tutoriales para el aprendizaje.
• Mapas
¿Qué publicaciones no deben de llevar ISBN?El Real Decreto citado en el párrafo anterior establece en su Anexo I las publicaciones que no llevan código ISBN:
• Publicaciones gratuitas.
• Publicaciones seriadas. Son aquellas publicaciones que normalmente se editan en partes sucesivas o integradas (como revistas o diarios) y suelen designarse numérica o cronológicamente. Su código de identificación es el ISSN.
• Recursos continuados. Son publicaciones que se ponen en circulación a lo largo del tiempo sin fecha de finalización predeterminada, normalmente difundida en ejemplares sucesivos o integrados tales como publicaciones en hojas sueltas, soportes electrónicos sucesivos y sustitutivos y sitios Web que se actualizan de forma continuada. Pueden utilizar como código de identificación el ISSN.
• Partituras. Su código de identificación es el ISMN.
• Grabaciones de sonidos musicales. Su código de identificación es el ISRC.
• Productos audiovisuales, tales como películas cinematográficas, documentales, publicitarias, dibujos animados, etc. Su código de identificación es el ISAN.
• Materiales anejos a una obra monográfica que no tengan valor comercial por separado, y no se vendan por separado. No utilizarán un ISBN propio pero pueden indicar el ISBN de la obra monográfica a la que acompañan.
• Manuales de usuario de materiales no librarios y publicaciones que acompañan a periódicos y revistas.
• Materiales docentes de uso interno en centros de enseñanza.
• Memorias, estatutos y materiales de régimen interno de empresas, instituciones o asociaciones.
• Obras textuales en abstracto.
• Material impreso, o en otros soportes, de carácter temporal, como catálogos de librerías y editoriales, catálogos comerciales y publicitarios, folletos turísticos, cancioneros, folletos y programas deportivos, cinematográficos, escolares, políticos, escolares, teatrales, actos culturales, de fiestas, conmemorativos, de conciertos, etc., listas de precios y todo material publicitario o propagandístico.
• Impresiones artísticas.
• Documentos personales (por ejemplo, currículum vitae o perfil personal en formato electrónico).
• Tarjetas de felicitación.
• Programas informáticos que no tengan fines educativos ni didácticos.
• Correos electrónicos y demás correspondencia electrónica.
• Juegos.
• Almanaques, agendas y calendarios.
• Álbumes de cromos, de fotos, de ceremonias sociales, de sellos, de monedas y billetes, etc.
• Directorios telefónicos.
• Guiones de cine, radio y televisión, salvo que se publiquen comercialmente.
• Libros de colorear y de pegatinas.
• Obras impresas en multicopistas.
• Pasatiempos (crucigramas, sopas de letras, sudokus, kakuros, nurikabes, etc.).
• Publicaciones de disponibilidad limitada y recursos actualizables como por ejemplo, publicaciones que se imprimen bajo demanda con un contenido adaptado a las peticiones del usuario.